Pásate a los vehículos eléctricos con ayuda de las empresas de alquiler

Es probable que 2018 sea el año clave para pasarse a la movilidad eléctrica. La oferta de productos se está ampliando y las empresas de alquiler están ofreciendo a sus clientes asesoramiento especializado sobre cómo hacer la transición. Asimismo, sugieren soluciones sobre cómo abordar algunos de los inconvenientes asociados a la conducción eléctrica.

Las principales empresas de alquiler europeas tienen la abrumadora sensación de que la popularidad de los vehículos eléctricos va a subir como la espuma. Para empezar, se van a introducir en el mercado decenas de modelos eléctricos de alta autonomía a precios asequibles en los próximos años. Además, las empresas desean reducir sus emisiones e incorporar vehículos alimentados por batería, y esta es una forma sencilla de alcanzar este objetivo.

Los beneficios medioambientales que resultan de cambiar los motores de combustión interna (ICE) por la potencia eléctrica pueden resultar atractivos para muchas compañías con una política de responsabilidad social corporativa (CSR), pero el proceso es complejo. Pocas empresas están en una posición que les permita comprometer su eficacia operativa o sacrificar sus cuentas de resultados para alcanzar objetivos medioambientales. Para muchas flotas, los vehículos eléctricos todavía tienen que demostrar que son prácticos y económicos antes de poder rivalizar con los de motores de combustión interna (ICE).

Evaluación cuidadosa

Desde un punto de vista práctico, la idoneidad de los vehículos eléctricos varía mucho según el conductor, la empresa y el país. Por eso las empresas de alquiler tienen el importante papel de asesorar a los clientes de flotas sobre las políticas de los vehículos eléctricos.

Se debe llevar a cabo una evaluación cuidadosa del perfil del usuario para identificar cuáles son los conductores para los que resulta práctico un vehículo eléctrico. Es posible que dos conductores del mismo nivel y con el mismo cargo dentro de una empresa tengan perfiles muy diferentes en lo referente a la idoneidad de los vehículos eléctricos, por ejemplo, si uno tiene la oportunidad de cargar el vehículo en casa y el otro no.

«Infraestructura y movilidad añadida Numerosas empresas de alquiler también ofrecen herramientas para identificar los requisitos de infraestructura y todos los aspectos prácticos relacionados con la carga. Proporcionan soluciones que suponen un sencillo desembolso de costes de electricidad para los conductores y, por ejemplo, acceso a las redes de recarga pública».

Un posible obstáculo importante a la hora de considerar un vehículo eléctrico es que no cubra las necesidades del conductor al 100 %. A veces, tiene que recorrer largas distancias, por lo que deberá hacer una parada obligatoria para cargar el coche, en el caso de que pueda acceder a una estación de carga pública que sea rápida, para empezar. Por eso, las empresas de alquiler suelen incluir la posibilidad de utilizar un vehículo de motor de combustión convencional un número de días al año.