Tecnología e innovación

Cada una de nuestras generaciones de vehículos es más potente, eficiente, mejor conectada y más inteligente.  

En 2018, lanzamos nuestro primer coche eléctrico. Fabricado desde cero, el nuevo Jaguar I-PACE es un auténtico vehículo eléctrico de batería (BEV). Nuestro coche deportivo de cinco plazas y cero emisiones ofrece 696 Nm de par instantáneo y la agilidad propia de un vehículo deportivo.

El I-PACE da continuidad al éxito de la marca en el desarrollo de nuevos motores y sistemas de transmisión para satisfacer las necesidades de los conductores de hoy y del futuro. Nuestro sistema de transmisión eléctrico híbrido enchufable, disponible para Range Rover y Range Rover Sport, ofrece una potencia de 404 CV y unas emisiones de CO2 de 64 g/km, gracias a la combinación de un avanzado motor de gasolina Ingenium Si4 de 2.0 litros y 300 CV y un motor eléctrico de 85 kW de alta capacidad.

Somos líderes mundiales en la tecnología de aluminio. Más ligera, resistente y sostenible, la innovadora carrocería monocasco ofrece una rigidez y una optimización excepcionales.

Para los conductores del mañana, estamos desarrollando una serie de tecnologías para el futuro.  Entre ellas se incluyen: el control remoto para la conducción fuera de carretera, la activación por voz y la predicción por gesto, un vidrio inteligente que cambia por completo la conectividad del interior del vehículo y la conducción semiautomática, tanto fuera como dentro de la carretera.

 

Inversión en Investigación y Desarrollo

Jaguar Land Rover ha decidido invertir 3,5 millones de libras esterlinas en el desarrollo de innovaciones vanguardistas que nos ayuden a mejorar cada una de nuestras áreas de negocio.

Hasta ahora, Jaguar Land Rover ha sido responsable del desarrollo de numerosas tecnologías que han revolucionado el mundo de la automoción, pero esto es solo el principio. Como el mayor inversor del Reino Unido en investigación y desarrollo, estamos realizando avances en el desarrollo de motores y el uso de híbridos, componentes electrónicos y entretenimiento, y de cara al futuro, de tecnologías que permitan coches sin conductor.

Nuestro objetivo también es mejorar la tecnología existente para la evolución de interiores y exteriores, descubrir nuevos conceptos de almacenamiento y transmisión de energía y mejorar el rendimiento y la distribución del peso. 
 Estos progresos forman parte de nuestra estrategia global destinada a reducir continuamente las emisiones de CO2